La rebelión de las acacias

12 de septiembre del 2007. ABC.
POR LIBIA CASADO
CÓRDOBA.
Manuel Huertos, vecino de Ciudad Jardín, afirma que ha recogido ya cerca de 8.000 firmas en su lucha en contra de la tala de acacias que ha ejecutado el Ayuntamiento en la calle Infanta Doña María por su remodelación. Una cifra que choca, a priori, con el escaso apoyo ofrecido ayer por los vecinos de la zona a la manifestación convocada por Huertos frente a «este arboricidio».
El demandante se presentó arropado por Gerardo Pedrós, coordinador del grupo ecologista Los Verdes, y armado con tres estudios universitarios que certificaban el poder de estos árboles para eliminar la polución.
Según Manuel Huertos, desde su primera denuncia en marzo de 2004 se han talado 64 acacias en esta calle y las colindantes, como Felipe II, y «queremos frenar el exterminio de diez más que sobreviven en el lugar», explicó.
Por su parte, Gerardo Pedrós mantuvo las duda acerca de las explicaciones del gobierno municipal que apuntan a que la causa de la tala se debe a la enfermedad de muchos de estos árboles: «Aquí en Córdoba cualquier pretexto es bueno para que el Ayuntamiento los corte. No sabemos si es porque hacen una mala gestión con los árboles y no les trata adecuadamente».
Escaso seguimiento
La asistencia de los vecinos de la zona fue prácticamente nula exceptuando varios curiosos que se acercaron intrigados por el cúmulo de medios allí congregados. No obstante, la mayoría de estos residentes al ser preguntados mostraron su repulsa ante esta actuación.
Úrsula Rubio, vecina de Infanta Doña María, es una de las afectadas a las que se les cuelan las ramas de las acacias por las ventanas, sin embargo, no cree que la tala sea la solución idónea: «Que las arreglen pero que las dejen; se cortan un poco y no pasa nada. Es que luego llega verano y todos vamos buscando la sombrita, y los naranjos que quieren poner, poca sombra van a dar».
Inmaculada Morcillo, residente de Gran Vía Parque, no entiende cómo «lo fundamental para vivir, para respirar, nos lo están quitando».
El pronunciamiento del Consistorio en referencia a este tema llega desde dos frentes.Por un lado, el concejal de Medio Ambiente, Francisco Cobos, explicó a este diario «que estas acacias no tienen especial grado de singularidad. Además, esta especie adquiere un gran volumen en su copa que molesta a los vecinos», por esta razón, los árboles son sometidos a constantes podas, «lo que degenera en el surgimiento de podredumbre en los mismos. Dejarlas sería pan para hoy y hambre para mañana», aclara. No obstante, Cobos valoró que «la ciudadanía esté concienciada».
En esta misma línea, la delegada de Infraestructuras, Rosa Candelario, anunció ayer en un comunicado que la reposición de todos los árboles se llevará a cabo en otoño, aunque no especificó qué especie sería la escogida para repoblación. Hace unos día,s vecinos de la zona denunciaban que los naranjos que se estaban colocando se habían secado.
c.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s